domingo 05 de diciembre de 2021 - Edición Nº776

Política | 21 jun 2021

PROYECTO DE RESOLUCION DEL BLOQUE JXC: REAPERTURA DE CLASES PRESENCIALES


VISTO

En vista de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional y Provincial respecto a la suspensión de las clases presenciales;

CONSIDERANDO

Que en el año 2020, por la pandemia de COVID-19, los establecimientos educativos han cerrado sus puertas y se han visto en la necesidad de buscar alternativas para continuar con la educación de manera remota, ocasionando el abandono de 1.600.000 alumnos que asistían de forma presencial (fuentes: Revista Grupo Educar, Chequeado, Infobae, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y otros). Con las lógicas consecuencias sobre el futuro de esas personas.
Que el impacto del cierre de las escuelas ha sido devastador, afectando los aprendizajes, la protección y el bienestar de niños, niñas y adolescentes. Siendo en mayor medida más notable en jóvenes de escasos recursos. A quienes a la falta de conectividad y recursos hay que agregarle las dificultades en el transporte y la complejidad, en algunos casos, de las relaciones intrafamiliares.
Que la tasa de deserción escolar en la Argentina ha aumentado a niveles alarmantes. Antes de la interrupción de las clases, aproximadamente, 400.000 jóvenes abandonaban sus estudios al año, hoy en día, esa cifra asciende a los antes citados 1.600.000 alumnos, con lo que a una situación de por sí caótica se le agrega las dificultades propias de la cuarentena y aislamiento impuestos.
Que, además, se han identificado otras consecuencias secundarias a nivel emocional y en un cambio de hábitos de sueño y alimentación en los más pequeños. Cambios que afectan el desarrollo emocional y cognitivo. La escuela, más allá de su función primaria en el aprendizaje, tiene un rol central en el bienestar integral de niños, niñas y adolescentes y está más que comprobado por diversos especialistas en todo el mundo que esas etapas no pueden posponerse, saltearse ni darse por cumplidas sin el consabido paso de los alumnos por las instituciones educativas.
Que un estudio global que registró los datos sobre el cierre de escuelas y su posterior reapertura en 191 países no mostró asociación alguna entre la situación de estas y las tasas de infección por COVID-19 en la comunidad. Que la tasa en la transmisión de niños a adultos determinó que el riesgo de transmisión (especialmente en personas de tercera edad) era considerablemente bajo. Por lo tanto, han demostrado que el cierre de escuelas no reduce significativamente las tasas de transmisión en comparación con otras medidas.
Que los menores de 18 años, a nivel mundial, representan solo 8% de casos de contagio notificados, cifra que desciende aún más en menores de 10 años. Esto se debe a tasas de infección más bajas o a síntomas más leves o ausentes.
Que en cuanto al personal escolar se ha corroborado que corre un menor riesgo de infección en el entorno escolar en comparación con la población adulta general porque el riesgo de transmisión entre adultos es mayor que el de transmisión entre menores o entre menores y adultos.
Que al día de la fecha, teniendo diferentes fuentes que han estudiado la pandemia, el aislamiento y la presencialidad en las aulas, UNICEF recomienda que las escuelas sean lo último en cerrar y lo primero en abrir cuando las autoridades comiencen a suprimir las restricciones, ya que, los estudiantes, con todas las medidas sanitarias que corresponden, no están expuestos a mayores riesgos de infección en comparación con el hecho de no asistir a la escuela.
Que el personal escolar tampoco está expuesto a mayores riesgos relativos en comparación con la población general.
Que la presencialidad en contexto de pandemia debe dejarse a la discrecionalidad de cada padre o tutor, de si enviar o no a sus hijos al colegio. Pudiendo optar por la modalidad presencial o remota.
Que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a efectos de la judicialización de las medidas sanitarias, resolvió avalando la potestad de cada distrito para definir de manera autónoma como continuar con el dictado de las clases, definiendo claramente que la emergencia no crea nuevos derechos ni jurisdicciones.
Que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a modo de ejemplo que debiera imitarse, el pasado 4 de abril, emitió la declaración N° 1236-d/2021 en la cual declaró la educación como SERVICIO PÚBLICO ESENCIAL en el que debe garantizarse el pleno derecho humano a educarse en igualdad de oportunidades.
Que nuestra Constitución Nacional reconoce el derecho a la educación como un derecho humano, al incorporar tratados internacionales como el Pacto de San José de Costa Rica, que establece el derecho de todos los niños a la enseñanza primaria gratuita y obligatoria, la obligación de desarrollar la enseñanza secundaria, respaldada por medidas que la hagan accesible a todos los niños, y el acceso equitativo a la enseñanza superior.
Que la última cosa que debiera quitársele a un niño, y más aún en situación de vulnerabilidad, es la educación, por ser la única herramienta que podrá equipararlo en el futuro con el resto de la sociedad.

Por todo lo expuesto, LOS CONCEJALES DEL BLOQUE DE JUNTOS POR EL CAMBIO elevan el siguiente proyecto de:

RESOLUCIÓN

Artículo 1: Solicitar al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires la reapertura de las clases presenciales en los establecimientos educativos de este municipio, bajo los protocolos determinados en la totalidad del horario de clases, dejando la posibilidad de que los padres o

tutores puedan elegir si enviar o no a sus hijos a la escuela, teniendo para ellos la posibilidad de asistir a clases remotas.

Artículo 2: Comuníquese.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS